Termómetros infantiles: cómo elegir entre tantas opciones

Si existiera un registro que mostrara los artículos que más hemos usado con nuestros hijos, estoy convencida de que el termómetro aparecería con más frecuencia de lo que pensamos. Hay semanas en las que me paso el día con él en la mano. Sin embargo, no dediqué mucho tiempo a su elección cuando preparaba la canastilla. En las farmacias y tiendas de puericultura se puede encontrar una gran variedad de termómetros infantiles para recien nacidos. ¿Pero le prestamos atención a esta compra o nos hacemos con uno por inercia?

Mucho donde elegir

Hay bastantes más modelos de termómetros en el mercado de los que podía imaginar (escribiendo este post he descubierto los termómetros de chupete o unas tiras para detectar la fiebre). Y las diferencias entre ellos son significativas. No detectan la temperatura corporal de la misma forma, ni lo hacen con la misma precisión o rapidez.

Los termómetros de mercurio son mis preferidos por su fiabilidad. Sin embargo, cuenta con bastantes inconvenientes que desaconsejan su usu con recien nacidos. El más insalvable es que la venta de termómetros de mercurio está prohibida. Si no tienes uno en casa, tendrás que descartar automáticamente esta opción. Otro motivo para desaconsejarlos es precisamente el que provocó su retirada del mercado. El mercurio es tóxico y, ante la rotura del termómetro, hay riesgos quienes entren en contacto con él.

Los termómetros digitales son una buena alternativa. La manera de usarlos es identica y la fiabilidad, aunque algo menor. se mantiene en unos niveles altos. Además, son muy asequibles desde el punto de vista económico. En casa tenemos varios termómetros de este tipo y nos han dado buenos resultados, aunque a veces hay que repetir la medición porque pitan antes de tiempo.

Hay opciones más modernas, como los termómetros por infrarrojos que ni siquieran necesitan entrar en contacto con la piel para tomar la temperatura. Sus principales ventajas son la comodidad y la rapidez (muestran el resultado en unos pocos segundos), pero no son tan precisos como los anteriores. Y el precio es mucho más elevado…

Y no hay que olvidarse de los termómetros para medir la temperatura del agua, que para algunos padres son tan necesarios como los corporales. Yo prescindí de él porque tenía a mi madre cerca para orientarme. Si hubiera estado sola ante el peligro, os aseguro que me hubiera hecho con uno. El miedo a quemar a mi hija con el agua era demasiado grande.

¿Cómo deben ser los termómetros infantiles?

Todos los termómetros infantiles tienen puntos fuertes y algunas debilidades. Es tarea de cada consumidor decidir qué aspectos priorizar. Pero algunas características son lo suficientemente importantes como para que, a mi juicio, resulten irrenunciables.

Un termómetro debe ser fiable. Nadie compraría un producto que falla al realizar su función principal, y menos cuando la salud está involucrada. Usamos los termómetros infantiles para descubrir si nuestros hijos tienen fiebre. Una desviación de un par de décimas respecto a la temperatura real es aceptable, pero no deberíamos optar por termómetros cuya variación puede ser de hasta un grado.

Igual de importante es que el termómetro sea seguro y no suponga peligro alguno para el niño. Como he dicho antes, a mí me gustan los termómetros de mercurio, pero no los usaría con mi hija. Tomar la temperatura a un bebé es a veces muy complicado y el termómetro puede acabar fácilmente en el suelo.

Y, por último, para mí es tambén imprescindible que sea un artículo ligero. Cuando mi hija está enferma, prefiero llevar el termómetro siempre encima. Por eso me gustan los que son pequeños y pesan poco. Si además son económicos, mucho mejor porque podré sacarlos de casa sin demasiado temor a perderlos o que sufran algun daño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Ángela Rodríguez Puppo + info
Finalidad: Envío de comunicaciones y gestión de suscripciones al blog. + info
Legitimación: Consentimiento del interesado. + info
Destinatarios: Los datos serán incorporados a una base de datos gestionada a través de los servidores de Mailchimp. + info
Derechos: Tiene derecho al acceso, rectificación y supresión de los datos, a la portabilidad de los mismos, y a la limitación u oposición a su tratamiento. + info
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad en http://unamadrelegal.com/politica-de-privacidad/