Mi carta de despedida para el 2018
Personal

Mi carta de despedida para el 2018

Querido 2018:

Tengo tanto que agradecerte… Tu predecesor me había tratado bien y había dejado el listón muy alto al traerme lo más importante de mi vida. Aunque haya sido imposible para ti igualar eso, debo reconocer que en líneas generales has sido un mejor año. ¡Que suerte poder decir esto!

Un año que celebrar

Comenzamos enero con buen pie celebrando el primer cumpleaños de Daniela. Fue reconfortante poder hacerlo tal y como quería, sin que el comportamiento de terceros empañara la fiesta como había ocurrido en otras ocasiones. Espero que 2019 me regale en un par de semanas una experiencia parecida.

En buena parte dependerá de mi. Si has sido un buen año, es porque han sido pocas las ocasiones en las que he permitido a alguien robarme la alegría. El 2017 lo tuvo todo para ser un año redondo, pero yo misma lo deslucí al permitir que me hicieran daño. No estaba dispuesta a que me pasara lo mismo contigo… No puedo cambiar a las personas, pero sí ser más fuerte frente a ellas.

Un año de viajes

Recuerdo con un cariño especial todas las ocasiones en las que hemos cogido las maletas para disfrutar de unos días lejos de la rutina. Nuestras vacaciones oficiales han sido en un entorno muy veraniego. En mayo nos fuimos hasta Benalmádena para disfrutar del relax de la playa. Pero la mayoría de escapadas han sido nuevamente a Madrid. Recién estrenado el año, fuimos hasta allí para conocer a la pequeña Eva.

En marzo volvimos en un viaje que había sido planeado para asistir a un evento bloguero, y que acabó convirtiéndose en un fin de semana lleno de incursiones al Primark de Gran Vía. Es importante encontrar una ventana de oportunidad en los malos momentos, y vaya si lo hicimos… ¡Lo pasamos genial durante aquellos días!

En septiembre disfrutamos de la ciudad durante cinco días. Casi he perdido la cuenta de las veces que he ido a Madrid, pero no ha sido hasta esta última en la que he aprovechado para hacer turismo como es debido. Visitamos el Palacio Real, el Congreso de los Diputados, la antigua estación de Chamberí… Daniela no recordará estas cosas, pero pronto le contaremos como corrió por todo El Retiro llamando a los patos que tanto le gustan.

Un año con nuevos retos

Has sido también el año en el que he vuelto a ser universitaria. En junio decidí realizar un máster a través de la UNED. La entrega de los primeros trabajos ya está a la vuelta de la esquina y siento algo de vértigo. Me noto desentranada… y estoy dedicando más tiempo a otras tareas que no había previsto al matricularme. Pero confío en que 2019 me de fuerzas para llevarlo todo adelante.

Pero si por algo voy a recordarte, es por ser el año en que comencé a tocar el piano. Casi toda la vida queriendo aprender y no fue hasta agosto cuando me animé a comprar un teclado. Siempre me había frenado pensando que ya era tarde para empezar con algo que requería tanta dedicación, que me faltaría constancia… Ahora puedo decir que más vale tarde que nunca. Apenas soy capaz de tocar unas pocas (y fáciles) canciones populares, y no sé si tengo las habilidades suficientes para algún día tocar algo decente. Pero el aprendizaje me hace feliz. ¿Qué más se puede pedir?

Precisamente esta nueva afición le ha robado algo de tiempo a Una madre legal. Pero el blog sigue siendo algo muy especial para mí. En octubre celebramos el que espero sea el primer aniversario de muchos. Este sitio me ha permitido conectar con gente magnífica, aprender sobre temas muy diversos, divertirme una barbaridad… Por eso seguiré aquí.

Me extiendo más de lo que esperaba y se nos hace tarde… Quiero acabar agradeciendo una vez más todo lo que más has dado. Algunas cosas están aquí y otras no, pero las hemos vivido juntos así que no hace falta enumerarlas. Ojalá 2019 nos permita a mí y a los míos seguir creciendo con salud e ilusión.

Hasta siempre.

Imagen destacada de la entrada Cómo ahorrar en tus compras online
Colaboraciones

Como ahorrar en tus compras online

Es bastante habitual para mí realizar compras por internet. En el blog he hablado varías veces de las posibilidades que este medio ofrece (ahorro, acceso a un abanico más amplio de productos, comodidad, etc.), pero son muchas las personas que siguen sin atreverse a probar el comercio electrónico. Si eres una de ellas, aquí encontrarás un nuevo incentivo para dejar a un lado los recelos. Y si ya usas internet para adquirir productos o contratar servicios, este post te interesa aún más porque hoy quiero contarte cómo puedes ahorrar en tus compras online gracias a vooucher.com.

¿Qué es vooucher.com?

Vooucher.com es una web que recopila cupones descuentos que el usuario puede utilizar en las principales tiendas de internet. Se actualiza constantemente para ofrecer las mejores posibilidades de ahorro, por lo que es importante visitarla periódicamente para estar al tanto de las novedades. ¿Tienes que comprar un regalo de último hora? ¿Estás ya pensando en las rebajas de enero? ¿Hay que planear las próximas vacaciones? Si la situación incluye una compra online, no dudes en pasarte por esta web en busca del descuento adecuado.

Pero los beneficios no acaban con los cupones descuento. Vooucher mantiene informados a sus usuarios de las mejores oportunidades de compra, de la posibilidad de obtener muestras gratis y de los sorteos de productos que haya en marcha. La web tiene además un blog en el que se puede leer contenido muy interesante. Reseñas y comparativas de productos, trucos para ahorrar en el día a día, consejos para gestionar eficientemente las finanzas…

¿Cómo funciona?

Los cupones descuento están organizados en distintas categorías (hogar y decoración; tecnología, electrónica y electrodomésticos; hoteles, vuelos y viajes; bebés y niños; etc.). Sólo tienes que navegar a través de ellas hasta encontrar uno que pueda interesarte. La obtención de estos cupones es totalmente gratuita y no precisa de ningún tipo de registro.

Por esto Vooucher es una herramienta a la que merece la pena echar un vistazo. No hay que pagar por ella, es fácil de usar, no hay molestias posteriores para el usuario… Lo peor que puede ocurrir es que en el momento de la consulta no haya ningún descuento disponible que encaje con nuestras necesidades. Pero si lo hubiera, el beneficio compensará la inversión de tiempo.

¿Y si hay alguna incidencia?

Aunque los responsables de la web trabajan para que todo esté correcto, puede ocurrir que algún cupón no funcione por diversos motivos. O que el usuario tenga dudas acerca de algún punto de la web. En esos casos, es posible contactar con el equipo de Vooucher a través del correo electrónico que indican en su portal. Yo misma les he planteado alguna cuestión y han respondido de manera rápida y amable.

Espero que conocer esta web te sea útil y muy pronto puedas ahorrar en tus compras online gracias a ella. Recuerda que internet es amplísimo y hay muchas opciones de las que se puede sacar provecho. Conocerlas es el primer paso para beneficiarse de ellas. Por eso, si conoces otras plataformas interesantes, te animo a hablar de ellas en los comentarios.

Imagen destacada de la entrada Caso Funko Pop: mentir sin ruborizarse
Personal

Caso Funko Pop: mentir sin ruborizarse

En los últimos tiempos, han sido varias las personas que han insinuado (o dicho directamente) que soy polémica en redes sociales. Yo no me identifico con ese perfil, pero entiendo perfectamente que me lo atribuyan. Me cuesta horrores ver algo que no me cuadra y pasar de largo. Por eso entro en disputas twitteras que podría evitarme, pero lo hago con gusto. Siempre me han inculcado que defender desde el respeto aquello en lo que crees no tiene nada de reprochable. Así que si esa actitud me acarrea el adjetivo de polémica, no me queda otra que aceptarlo de buen grado.

Sin embargo, me niego a admitir sin más que se me atribuyan comportamientos o palabras que no he tenido. Eso fue precisamente lo que ocurrió anoche, y por ello estoy escribiendo este post. Me desagrada que mi blog se aleje de lo que suelo publicar para tratar estos temas. Pero creo que, cuando algo así ocurre, es mejor explayarse en casa que en Twitter. Aquí no hay limitación de caracteres, ni posibilidad de borrar partes de la conversación para desvirtuarla.

Os pongo en situación…

Hace unos días, participé en un sorteo que organizaba @GadesconG en Twitter. Al día me llegan muchísimas notificaciones de sorteos, pero participo en pocos (normalmente el premio no me atrae, los pasos son muy complicados o hay cientos de participantes). La mecánica era sencilla en esta ocasión, el premio (un funko de Peter Pettigrew) me hacía gracia y, sobre todo, había muy pocos participantes por lo que la posibilidad de resultar ganadora era alta. Días después de apuntarme, revisé el número de participantes y seguía siendo bajo. Si mi memoria no me falla, el sorteo debía celebrarse el pasado 2 de diciembre.

Ayer, 5 de diciembre, me acordé de él y fui a comprobar quién había sido el agraciado. No vi ni rastro del sorteo: ninguna señal de que hubiera existido, nada del resultado y tampoco una explicación de que se hubiera cancelado. Aprovechando que tengo una relación de amistad con la mujer del organizador, le pregunté si se había producido el sorteo. A partir de aquí, es donde me cuesta encontrar explicación a algo.

Lo que dije y lo que se dice que dije

No puedo reproducir las palabras de nadie en una conversación privada. Pero si puedo mostrar las mías y lo que posteriormente se publicó en abierto.

Y eso hice. Acosté a Daniela y me puse a ver la visita de Alfred a la academia de OT. Solo vi 5 minutos y 39 segundos antes de que llegara un mensaje avisándome de que @GadesconG había publicado lo siguiente:

Voy a explicar algunos puntos

El sorteo se pospone al participar solo tres personas, sin ser ninguna de ellas yo, tras cuatro días.

El sorteo estuvo más de cuatro días activo, y desde luego que participé. No puedo demostrarlo, así que es su palabra contra la mía. ¿Pero alguien cree que conozco la mecánica, el premio, la fecha de realización y el número de participantes de un sorteo en el que no me he apuntado? ¿Y para qué? ¿Para tres días después ir a comprobar si por casualidad el sorteo no se ha llevado a cabo y puedo quejarme? De verdad, no tengo tanto tiempo libre ni una mente tan retorcida.

Estoy indignada porque se cancele el sorteo y digo que lo ocurrido es incluso denunciable.

Contestar a esto me parece absurdo después de poner las capturas de pantalla. Si creéis que ese es mi tono cuando estoy indignada por algo, es que no me habéis visto indignada nunca. Mi opinión es que los primeros mensajes no son para nada de indignación, y los últimos son más bien de alguien que se está viendo venir el percal. Pero bueno, admito que es difícil medir la indignación y por ello dejo este punto a la valoración subjetiva de cada persona.

Lo que nadie me puede discutir es que en ningún momento digo que lo ocurrido es incluso denunciable. ¡Ni siquiera lo insinúo! Y esto sí que me molesta especialmente. Soy abogada. Me he pasado 7 años (y los que me quedan) aprendiendo lo importante que es el respeto a la justicia y a los tribunales. Jamás enarbolaría nuestras leyes en una chorrada como esta. Si lo hiciera, solo estaría demostrando una tremenda ineptitud al creer que estos hechos son constitutivos de delito (el Caso Funko Pop, me parto solo de pensarlo).

No sé que se pretende al atribuirme públicamente esa frase. ¿Transmitir la idea de que voy amedrentando a la gente escudándome en mi profesión? ¿O él mismo se ha dado cuenta de lo ridículo que sería decir algo semejante y ha querido dejarme por tonta? Sea cual sea la causa, lo que está claro es que se lo ha inventado.

Lo dejo de seguir por un Funko Pop

Si alguien quiere creer que he dejado de seguir a este usuario por razones materiales, o está predispuesto a no entender mis motivos o es muy corto de miras. Gades me recrimina en otros tweets no haber hablado con él directamente y sí tratar el tema con terceros. Para mí esa es una prueba más de que el muñeco me es indiferente.

Habitualmente, cuando creo que se ha actuado de una manera que considero inadecuada, le pido públicamente a la persona afectada que me aclare la cuestión. Una vez recibidas o no dichas explicaciones, actuó de la forma que considero oportuna. En este caso, sospechando que el sorteo se había cancelado sin previo aviso, no me pareció oportuno tratar la cuestión en público por deferencia a su mujer.

Al obtener la confirmación de lo ocurrido, consideré que dejar de seguir al organizador del sorteo era suficiente. Yo me quedaba satisfecha al sentir que no me había traicionado mirando hacia otro lado y le evitaba un mal rato a una compañera. ¿Que pregunté en un grupo donde somos varias amigas? Sí. No me pareció inadecuado teniendo en cuenta que en ese grupo se han tratado otros temas semejantes.

Y hasta aquí las explicaciones

Creo que he respondido a todo lo que quería. Me decía ayer Gades que esperaba mis excusas con ansias. Me temo que se quedara con las ganas. No tengo absolutamente nada de lo que excusarme. No soy yo quien ha eliminado un sorteo con participantes sin ninguna explicación para evitar tener que entregar el premio. Tampoco he llevado este tema a las redes sociales para intentar desprestigiar a nadie. Y no he publicado tweets atribuyéndole frases que no ha dicho. En definitiva, no he hecho lo que él.

Poco más tengo que decir. A partir de aquí, quien quiera seguir hablando que lo haga. No voy a entrar en ningún tipo de confrontación. Gracias a Dios, tengo muchísimas cosas interesantes en las que invertir mi tiempo.

Imagen destacada de la entrada ¿Dónde buscar información durante el embarazo?
Colaboraciones

¿Dónde buscar información durante el embarazo?

Es habitual buscar información durante el embarazo para despejar las dudas más frecuentes. Es además deseable porque unos padres informados estarán más preparados para la llegada del bebé. Hace un par de años recibí un correo electrónico de otra embarazada con la que había coincidido durante las clases de preparación al parto. En él me pedía que la orientara en la compra de una minicuna de colecho. No soy una voz autorizada (menos aún en colecho), pero imagino que ella confiaba en que la aconsejara bien. ¡También me animaba a crear un blog de maternidad! Ese consejo lo seguí y hoy voy a hablaros de las fuentes donde se puede buscar información como esta.

Buscar información durante el embarazo

Hoy en día quien no se informa es porque no quiere. Hay multitud de canales a través de los cuales se puede conocer casi cualquier cosa sin demasiado esfuerzo. A continuación, se describen algunas formas de obtener información durante el embarazo. No son excluyentes porque no hay un medio mejor que otro. Lo importante es tener claro que queremos saber y acudir a la fuente que más se ajuste a nuestras necesidades.

Información escrita

La información es ahora más accesible que nunca gracias a Internet. En apenas unos segundos, los principales buscadores ponen a nuestra disposición miles de páginas que abordan la cuestión sobre la que estamos interesados. Pero no es oro todo lo que reluce. Que cualquier persona pueda volcar contenido en la red implica que puede haber mucha información errónea o de poca calidad. Por eso es importante acudir a fuentes que a priori tengan credibilidad. En mi caso, me gustaba consultar los artículos de webs como www.serpadres.es porque sentía que estaban respaldados por la trayectoria de la revista. No quiero decir con ello que foros o blogs personales como éste no sean un buen lugar para informarse. Hay mucho contenido interesante en esos espacios.

Los libros son otra herramienta estupenda para recabar información durante el embarazo. Tratar los temas con mayor profundidad es la principal ventaja de ellos respecto a la información de webs y blogs. La parte ‘negativa’ es que rara vez este es un recurso gratuito. Además, necesitaremos más tiempo para adquirir el conocimiento deseado. Ambas inversiones merecen la pena. Durante la búsqueda de mi embarazo, leí el famosísimo Que se puede esperar cuando se está esperando. No encontré en internet información tan detallada sobre el embarazo. Y cuando tienes algún síntoma no frecuente, es muy tranquilizador contar con ella.

Información a través de otras personas

La opinión de un experto en la materia siempre es la mejor información de la que se puede disponer. Y en los temas realmente serios, como los problemas médicos, debería ser la única a tener en cuenta. Es muy beneficioso compartir experiencias con otras personas, pero una vivencia concreta nunca puede ser un diagnóstico. La gran ventaja de acudir a un profesional es que podrá ayudarnos de manera personalizada. Cuando surgen problemas en la lactancia materna, por ejemplo, no habrá libro que pueda competir con los consejos de una asesora adecuadamente formada.

Pero no sólo los expertos tienen algo que decir. A nuestro alrededor hay muchísima gente que puede aportarnos cosas positivas. No dudéis en compartir vuestra experiencia con otras embarazadas, vuestras dudas con otros padres, vuestros miedos con las personas de confianza… La chica de la que os hablaba al principio del post usó un recurso valiosísimo para informarse. Y es que confiar en nuestro entorno para que nos guien puede aportar un plus de tranquilidad.

Información in situ

En algunas ocasiones, como puede ser la compra de un artículo de puericultura, no basta con conocer las cuestiones técnicas. A veces la información que necesitamos solo podemos obtenerla viendo o probando algo personalmente. En esos casos, no hay que dudar en acercarse al establecimiento que toque y asegurarnos de estar tomando la decisión correcta.

¿Se os ocurren otras formas de obtener información? ¿Creéis que es importante la información durante el embarazo?