Imagen destacada de la entrada En la granja
Colaboraciones

En la granja

¡Ya está aquí el fresquito que anuncia la cercanía del otoño! Alguna vez he contado que el verano no me sienta nada bien, así que para mí la llegada de septiembre es motivo de celebración. Este año, además, espero la llegada del nuevo curso ilusionada por nuevos proyectos que contaré pronto. Mientras tanto, voy a hablaros de En la granja, el último libro que mi hija ha podido disfrutar gracias a la editorial SM.

Fecha con los datos principales del libro En la granja

Sinopsis

Un bonito imaginario para conocer la granja con tus personajes Disney preferidos. El gallinero, los animales, el huerto, los productos y ¡mucho más!

La colección primeros aprendizajes hará las delicias de los más pequeños. Con su formato de cartón y su tamaño, son muy manejables y los primeros lectores podrán cogerlos y pasar sus páginas fácilmente.

Mi opinión

¡Me encanta este libro! Mi hija disfruta tanto con él que lo más probable es que termine haciendome con los otros títulos de la colección (Las formas, Los colores y ¡A la mesa!). Se nota que es un libro pensado para bebés de edad similar a la suya. El texto pasa a un segundo plano para cederle todo el protagonismo a lo visual. Esto y el formato del libro, formado por gruesas hojas de cartón, lo hacen muy atractivo para los más pequeños de la casa.

La estructura de En la granja es simple. Al pasar las hojas, siempre tendremos a la izquierda una bonita estampa propia de una granja. En ella aparecerán conocidos personajes de Disney, y habrá un sencillo texto invitando al bebé a realizar alguna acción concreta. En la página de la izquierda, podremos ver los principales elementos de la granja que han formado parte de la escena anterior. El dibujo estará acompañado del nombre del objeto.

Muestra del libro En la granja

Las ilustraciones son inmejorables. Los colores vivos son ideales para llamar la atención de los bebés. Al estar presentes los elementos destacados en el paisaje, podrán además establecer relaciones entre imagen, nombre y contexto. Este detalle me parece perfecto teniendo en cuenta que estos libros pretenden ser educativos a la vez que entretienen.

Por todo lo dicho, recomiendo En la granja a todos aquellos que estéis buscando un libro para un bebé menor de dos años. Yo he caido en el error de comprar solo cuentos más complejos para Daniela. Pensaba que el momento de que ella manipulara sus propios libros aun no había llegado. Ahora me doy cuenta de que pasar las páginas es una parte de la lectura de la que no podemos privar a los más pequeños, sobre todo cuando hay materiales especialmente diseñados para ellos.

Si ya soy mayor Imagen destacada
Colaboraciones

¡Si ya soy mayor!

El verano llegó hace pocos días, pero el calor lleva torturándonos ya varias semanas. A mí me afecta muchísimo. Vago por mi casa como alma en pena entre mareo y mareo. Y el malestar físico acaba minando mi estado de ánimo. Así que sentarme frente el ordenador a escribir me cuesta el triple. Pero cuando leí, gracias a SM, el cuento infantil ¡Si ya soy mayor! pensé que tenía que escribir una reseña para que lo conocieráis.

Ficha del libro ¡Si ya soy mayor!

Sinopsis

Pepe quiere jugar solo en la calle, pero su madre opina que es demasiado pequeño. Sin embargo, cuando se trata de ayudar en la cocina o poner la mesa, los padres de Pepe dicen que ya es mayor… ¿En qué quedamos? ¿Es Pepe aún un bebé, o es un grandullón que puede hacer cosas de mayores? A lo mejor es a ratos una cosa y a ratos otra… Lo único seguro es que a Pepe le gusta jugar, y no va a dejar de gustarle por muchos años que cumpla.

Mi opinión

Nunca me ha gustado que los adultos usen la expresión «ya eres mayor» para conseguir que los niños actúen de un modo concreto. No es que lo desapruebe, ni mucho menos, y soy consciente de la probabilidad de que yo misma termine empleando ese recurso. Simplemente decirle eso a un niño me chirría por la facilidad con la que pueden cuestionarlo y demostrar nuestro argumento. Si eso ocurre, ¿como explicarse sin caer en contradicciones?

De eso precisamente trata ¡Si ya soy mayor! Pepe no entiende que sus padres le digan que es muy pequeño para unas cosas y mayor para otras. Ellos intentarán hacerle comprender que hay puntos intermedios entre ser un bebé y un adulto. Y el empeño de Pepe por demostrar que es mayor, dará lugar a algunos de los momentos más divertidos del cuento. A través de situaciones cotidianas, la historia planteará a hijos y padres cuestiones mucho más trascendentales (cómo ven los niños a los adultos, qué implica crecer, etc.).

Muestra de las ilustraciones de ¡Si ya soy mayor!

La narración está acompañada de unas preciosas ilustraciones en tonos suaves. Estas no sólo embellecen el libro, sino que consiguen contar por si mismas parte de la historia. El texto está situado casi siempre en una página independiente de fondo blanco. Esta separación entre texto e ilustración me ha hecho sentir que me encontraba ante un libro destinado a niños que ya han superado las primeras fases del desarrollo lector.

Por último, se incluyen unos anexos que invitan a padres e hijos a dialogar sobre los temas importantes que plantea la historia. ¿Qué actividades querrán hacer los niños cuando sean mayores? ¿Qué experiencia les gustaría repetir de su etapa como bebé? ¿Cómo imaginan su futuro? Estas son algunas de las cuestiones que ayudan a entablar una conversación en la que estoy segura de que los más pequeños siempre conseguirán sorprendernos.

Por todo ello, sólo puedo concluir esta reseña recomendando ¡Si ya soy mayor! a todos aquellos padres que ya están teniendo que tratar estas cuestiones con sus hijos. Estoy convencida de que en este libro encontrarán un gran aliado para hacer entender a los niños que crecer es un proceso maravilloso en el que hay que disfrutar de cada etapa.

Parte de la portada de Un oso es un oso o puede que no
Colaboraciones

Un oso es un oso (o puede que no)

Hoy se celebra el Día Internacional de Libro. Durante mi época universitaria, cada 23 de abril significaba visita obligada a las librerías. Aunque hubiera estado comprando días antes, esta fecha había que celebrarla incorporando un nuevo título a la biblioteca. Ahora me cuesta mucho adquirir libros en papel porque apenas tengo tiempo para leerlos y me faltaría el espacio para guardarlos. Pero sigo prestándole una atención especial a esta fecha. Por eso el post no podía ir sobre otra cosa que no fuera un libro. En esta ocasión voy a reseñar, gracias a SM, el cuento infantil Un oso es un oso (o puede que no).

Ficha del libro Un oso es un oso o puede que no

Sinopsis

Un oso es un oso, o puede que no… ¿Cómo sabe quién es si se le olvidó? ¿Una ardilla? ¿Un ave? ¿Un zorro? ¿O quizás un ave? Nuestro oso, cansado, está de muy mal humor. ¿Acaso no te imaginas cuál es la razón? Un precioso álbum ilustrado que, con mucho humor y ternura, nos ayuda a responder a la pregunta de quiénes somos.

Mi opinión

A veces tengo un problema con los cuentos infantiles, y es leerlos como una mujer de 27 años y no como  un niño de corta edad. Quizás es lo que me haya ocurrido en esta ocasión. Cuando leí el título del libro y la última frase de la sinopsis me imaginé una historia completamente distinta. Por lo que me quedé con una sensación rara tras la lectura.

La historia es muy sencilla. No he conseguido detectar ningún mensaje que ayude a responder la pregunta de quiénes somos. No hay moraleja, no se transmiten valores, no se profundiza en cuestiones trascendentales, etc. Lo que encontramos es una historia divertida para pasar el rato. Esto no es malo. Las cosas buenas no tienen que ser necesariamente grandilocuentes.  Simplemente es que el libro no era acorde a mis expectativas.

El lenguaje empleado no es complicado, lo cual va en sintonía con el tono del cuento. Hay una fórmula que se repite en varias páginas. Es una buena forma de que los pequeños puedan seguir la historia con facilidad. Aunque la limitación del vocabulario me lleva a pensar que el libro está pensando para los niños que se encuentran en la parte baja de la tramo de edad recomendada.

Muestra de las ilustraciones de Un oso es un oso o puede que no

Las ilustraciones son sin duda su mejor baza. Con un predominio de los tonos fríos, parecen imitar la apariencia propia de los dibujos pintados con lápices de cera. Este aspecto me ha encantado. Lo único que destacaría es que, en ocasiones, no es fácil leer los textos. Puede que esta percepción se deba a mis problemas de vista, pero hubiera agradecido que resaltaran más.

En general, estoy muy satisfecha con el cuento. Aunque no es lo que esperaba, creo que es adecuado para los más pequeños que sólo esperan escuchar una historia entretenida para pasarlo bien. Y ese propósito lo cumple sobradamente.

Espero que esta reseña os haya resultado útil y que disfrutéis del Día del Libro. ¿Hacéis algo especial para celebrarlo? ¿Habéis fichado alguna historia interesante hoy? Si es así, no dudéis en compartirla a través de los comentarios.