Adaptar blog al RGPD
Sin categoría

Cómo he adaptado el blog al RGPD

¡He vuelto! Han pasado más de veinte días desde mi última publicación, pero parece que por fin podré retomar el ritmo. Los motivos de mi ausencia han sido varios y pueden resumirse en los problemas de salud que afectaron a mi hija y a mí misma a principios de mes, nuestras merecidas vacaciones y la adaptación del blog al Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). De todo quiero hablaros, pero hay que ir por partes y la actualidad manda.  Desde el pasado viernes, el RGPD, que entró en vigor hace dos años, es de obligado cumplimiento.

Hace algo más de un mes decidí ponerme las pilas con la adecuación del blog al citado Reglamento. Un poco tarde, pero ya sabéis que en casa del herrero, cuchillo de palo. Lo primero que hice fue buscar el texto legal y toda la información suministrada por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD). Y a partir de ahí, comencé a trabajar para que el 25 de mayo este sitio web estuviera listo.

Generar los documentos legales

Ésta era una tarea de la que pensaba ocuparme en exclusiva, pero el desarrollo de los acontecimientos me obligó a pedir ayuda si quería llegar a tiempo. Ya os anunciaba al principio que este mes de mayo ha sido completito… Sobre este punto, sólo puedo deciros que para redactar una política de privacidad, aviso legal y política de cookies adecuadas hay que tener en cuenta los servicios que se ofrecen en el sitio web, que herramientas se usan para ello, qué datos personales se manejan, etc.

Algunos blogueros ya se han quejado de usuarios que han copiado sus textos sin tan siquiera cambiar el nombre del responsable del sitio. Me parece normal que las personas sin conocimientos jurídicos hayan decidido hacer un remix y no acudir a un profesional. Estos blogs no dejan de ser un pasatiempo, y los costes de una adaptación de este tipo si hay que contratar a profesionales jurídicos e informáticos son elevados. Pero tened cuidado. Los documentos deben reflejar la realidad de vuestro blog, así que aseguraos de que los personalizáis según vuestras necesidades.

Crear las páginas donde irá esa información

Una vez que tuve toda la documentación redactada, llegó el momento de insertarla en el blog. Este paso fue realmente fácil pues sólo había que crear las páginas pertinentes e incluirlas, en mi caso, en el menú principal. Podéis colocar el enlace a ellas en cualquier parte de vuestro blog (menú, pie de página, barra lateral…), pero deben estar siempre visibles.

En mi caso, he añadido las páginas de Política de Privacidad y Aviso legal. ¿Por qué no hay aún una página de Política de cookies? Cuando investigaba qué cookies usaba este blog, descubrí que aparentemente no utilizaba ninguna. Estoy haciendo algunos cambios e imagino que después de ellos la situación cambiará. En cuanto eso ocurra, también estará esa página así como el banner informativo.

Adaptación de formularios al RGPD

Todos los formularios del blog a través de los que se recopile información de carácter personal deben ser adaptados. Para ello hay que tener en cuenta que el usuario debe consentir expresamente el tratamiento de sus datos; y que para el cumplimiento del deber de informar habrá que insertar en esos formularios una primera capa de información básica sobre protección de datos.

Formulario de suscripción

Hasta ahora, los lectores que querían suscribirse al blog lo hacían a través de un sencillo widget de Jetpack. Pero era imposible adaptar ese formulario a los requerimientos del RGPD, así que tenía que buscar una alternativa. Elegí usar los servicios de Mailchimp para crear una nueva lista de suscriptores. Para la adaptación del formulario de suscripción, me fue de muchísima ayuda el tutorial publicado en Blogpocket. Aún estoy adaptándome a esta plataforma, pero espero que mis suscriptores no tengan problemas para seguir recibiendo las notificaciones de nuevas publicaciones.

Formulario de comentarios

En esta ocasión, me guié por un artículo publicado en Ayuda WordPress. No me apetecía instalar ningún plugin para esto, por lo que me animé a intentar adaptar el formulario añadiendo un código. No lo logré. A pesar de hacerlo bien, parece que mi tema no se llevaba muy bien con el cambio y el blog quedaba con un aspecto rarísimo. No me quedó más remedio que instalar WP Comment Policy Checkbox. El resultado no ha sido perfecto a nivel visual, pero mi formulario de comentarios es legal y, en estos momentos, eso es lo primordial. Con más tiempo, intentaré que todo quede exactamente como quiero.

Formulario de contacto

Por último, adapté el formulario de contacto usando Contact Form 7. En comparación con los dos anteriores, este paso me pareció un camino de rosas. Hasta ahora nunca había utilizado este plugin y me sorprendió lo fácil que era crear un formulario completísimo y adaptado al RGPD con él.

Eliminar los datos de los suscriptores

Como he comentado, el antiguo formulario de suscripción no cumplía con las nuevas exigencias. Para garantizar que todas las suscripciones al blog fueran acordes a la legislación vigente, me he visto obligada a borrar la antigua lista de suscripción. Antes de hacerlo, envié un correo electrónico a mis suscriptores en el que informaba de la situación y ofrecía alternativas a aquellos que quisieran seguir recibiendo comunicaciones mías. Gracias a todos los que habéis respondido renovando vuestra suscripción.

Hay mucho más…

Pero no todo se reduce a adaptar el blog. El RGPD exige que quienes tratamos datos de carácter personal seamos proactivos en la protección de dichos datos. Así que hay otras muchas actuaciones que, aunque no se vean, es necesario llevar a cabo. No os olvidéis de ellas porque son tan importantes como tener una página para la Política de Privacidad.

Por último, no puedo acabar esta entrada sin agradecer a Elena todo lo que me ha soportado y ayudado en las últimas semanas. La migración del blog a un nuevo servidor y la adaptación al RGPD han puesto mis nervios al límite. Menos mal que contaba con ella para asesorarme y tranquilizarme… Y os aseguro que para aguantarme en plena crisis hay que tener más paciencia que un santo ¡Se merece un monumento!

Espero que este post, aunque totalmente alejado de la temática del blog, os haya resultado interesante. Y recordad que si queréis suscribiros a Una madre legal, podéis hacerlo desde el nuevo formulario de suscripción.