Reproducción asistida

Consejos para elegir clínica de fertilidad

Siguiendo con la agenda marcada, hoy traigo un post relacionado con la reproducción asistida. La semana pasada iniciaba esta sección hablando de los distintos aspectos que han de tenerse en cuenta a la hora de optar por la sanidad pública o privada para realizar estos tratamientos. Ya dijimos que en la Seguridad Social todo está muy protocolizado y el paciente tiene poca capacidad de elección. Pero si optamos por la vía de la medicina privada, la situación cambia radicalmente.

Habrá muchas decisiones que tomar y la primera, y casi más importante, es que clínica de fertilidad elegir. Puede que conozcáis alguna porque un conocido os haya hablado de su experiencia, o que tengáis la suerte de encontrar a un profesional que os asesore. Pero si sois tan ajenos a este mundo como lo era yo hace tres años, puede que estos consejos os sean de ayuda.

Internet es un buen aliado

Una sencilla búsqueda en San Google me dio toda la información que necesitaba cuando decidí iniciar mi proceso de reproducción asistida. Con la fórmula “clínica de fertilidad + ciudad”, obtendréis en escasos segundos un listado de todos los centros de vuestro entorno.

A partir de ahí podéis consultar la página web de cada clínica. En la mayoría de ellas podréis encontrar los servicios que ofrece el centro, el cuadro médico del mismo, una pequeña descripción de los principales tratamientos, la información relativa a la ubicación y los datos de contacto, etc. Algunas van más allá y publican sus resultados clínicos, información sobre los precios o medios de financiación… Y en todas ellas encontraréis un formulario de contacto a través del cual podréis solicitar más información. En este punto hay que tener en cuenta que, aunque solicitéis que la información os la den por teléfono o por correo electrónico, lo más probable es que el personal de la clínica os llame para concertar una cita y sólo acudiendo a ella obtengais lo que buscabais.

El formulario de contacto de la clínica en la que realicé mis tratamientos distingue entre “Quiero recibir más información” o “Quiero solicitar una cita”. A pesar de marcar la primera opción, me llamaron diciendo que sin cita no había información adicional. Lo mismo me ocurrió con otras dos clínicas. Y digo yo, ¿por qué no evitarnos la tonteria?

Es posible que con la información que hayais encontrado esteis en disposición de descartar alguna clínica. Esto no suele responder a ninguna causa racional, pero a veces el instinto nos dice que nuestro sitio no es ese. Lo que no recomiendo en ningún caso es tachar una clínica de fertilidad por las valoraciones de otros usuarios en foros de opinión.  En cuestiones de clínicas y médicos cada persona cuenta la historia que le ha tocado vivir. Que un paciente haya tenido una mala experiencia no significa que esa clínica sea menos válida. Incluso es posible que para lo que una persona es un aspecto negativo para otra sea un punto a favor. Recordad que no todos buscamos lo mismo ni tenemos las mismas necesidades.

La primera impresión in situ

Si ya tenéis una idea de que clínicas pueden interesaros, lo mejor es ir a conocerlas directamente. La mayoría de las clínicas ofertan la primera visita gratuita, y las que no lo hacen suelen lanzar promociones cada pocos meses. En estas visitas veréis las instalaciones de cada centro, tendréis el primer contacto con el personal médico que llevaría vuestro caso y os darán información detallada del coste económico de cada tratamiento.

Estas citas son sobre todo importantes para conocer la dinámica de la clínica, ya que el valor médico de las mismas dependerá de cual haya sido vuestro recorrido en reproducción asistida. La primera vez que yo fui a una clinica de fertilidad no tenía ni idea de que iban a pedirme. Salí de allí con un listado de pruebas y la orden de volver con los resultados. Pero es habitual que las parejas que acuden a este tipo de centros vayan con su carpeta bien cargada de papeles, ya sea porque vienen de otra clínica o porque han comenzado el estudio de fertilidad en la Seguridad Social. En este caso, ya podrán obtener una valoración médica e indicación de tratamiento en la primera visita.

Mi consejo es que visitéis tantas clínicas como queráis. Aunque la primera a la que acudís os convenza, no dejéis de visitar otras. Es importante sentir que estás tomando la decisión adecuada y, ponderando varias opciones, es más probable que tengamos esa percepción. Yo misma estaba convencida de que la primera clínica que había visitado era perfecta para mí, pero me obligué a ver otra más. Sólo así pude comprobar que las sensaciones que había tenido se debían a la clínica y no a las ganas de empezar los tratamientos cuanto antes.

Tomar una decisión con calma

Tras varias visitas, con toda la información sobre la mesa, llega el momento de decidir en que clinica confiaréis finalmente. No es una elección fácil. Habrá que ponderar todos los pros y contras de cada centro hasta encontrar aquel que mejor se adapta a vosotros.

Mi único consejo en este punto es que el peso de la decisión no recaiga únicamente en el aspecto económico. No pretendo restarle importancia a esa cuestión. Sé que para muchas mujeres y parejas el precio de los tratamientos es inasumible. Para mí, el dinero también era la mayor fuente de preocupación porque mis recursos eran limitados. Lo que intento transmitir es que si una clínica no ha cubierto vuestras expectativas, no deberíais decantaros por ella sólo porque el total del presupuesto sea menor.

La reproducción asistida no es un camino de rosas. Salvo que seáis de los afortunados que consiguen el embarazo tras su primer tratamiento, os tocará enfrentaros a situaciones que ponen a prueba la templanza de cualquiera. Si las cosas no son fáciles, es crucial que estéis satisfechos con vuestra clínica y confiéis en el equipo médico que os está tratando.

Espero que estos breves consejos os sirvan de ayuda si estáis pensando en acudir a un centro privado. Y si ya habéis pasado por este proceso y queréis añadir algo más, estaré encantada de leer vuestros comentarios. Lo que me comentasteis por Instagram relacionado con el anterior post me pareció muy interesante.

Reproducción asistida

¿Sanidad pública o privada? Una cuestión importante en Reproducción Asistida

Uno de mis propósitos de año nuevo es ser constante con el blog. En mi mente hay un calendario donde están organizadas todas las entradas que quiero escribir y las posibles fechas para que vean la luz. Pero la realidad es que los días van pasando, el cansancio se va acumulando y cuando me quiero dar cuenta ha pasado una semana desde la última publicación y tengo más de 20 borradores pero ningún artículo que sacar del horno.

No dispongo del tiempo que me gustaría dedicar a escribir, así que no voy a ser tan ambiciosa como para establecer desde el primer momento un calendario de publicación súper estricto. Sería un proyecto condenado al fracaso. De momento me conformo con dedicar un día de la semana a una temática concreta. Por eso los miércoles son a partir de hoy el día dedicado a la Reproducción Asistida.

Cuando una mujer o pareja es consciente de que necesita ayuda médica para concebir, una de las primeras cuestiones que surgen es donde acudir para recibirla. La primera decisión será la de recurrir a la Seguridad Social u optar directamente por la medicina privada. No es una elección fácil. Ambas opciones tienen pros y contras y lo único que podemos hacer es valorarlos todos y elegir la opción que más se ajuste a nuestras necesidades. ¿Qué cuestiones hay que tener en cuenta?

El coste económico

El desembolso que habrá de realizar el usuario es sin duda la mayor diferencia entre ambos sistemas. El coste de un tratamiento de reproducción asistida en la Seguridad Social es prácticamente inexistente. El paciente tiene que adquirir la medicación, pero el gasto es mínimo al tratarse de medicamentos de aportación reducida. Excepcionalmente, el paciente puede tener que hacer frente a otros gastos. Por ejemplo, en algunas Comunidades Autónomas, las mujeres deben asumir el coste de la muestra de semen.

En el ámbito privado, los costes los asume el paciente salvo que éste tenga contratado un seguro médico que ofrezca este tipo de cobertura. Y la reproducción asistida es tremendamente cara. Al precio del tratamiento, habrá que sumar la medicación y el coste de todas las técnicas usadas que no se incluyan en el presupuesto inicial.

A modo de ejemplo, el coste real que tuvo mi primer tratamiento de reproducción asistida fue de 1308,18€ incluyendo la Inseminación Artificial, la muestra de semen del donante y la medicación (695, 309 y 304,18 euros respectivamente). Sin embargo, el gasto hubiera sido de poco más de 9€ en caso de haberlo realizado por la Seguridad Social. Además, la Inseminación Artificial es uno de los tratamientos más sencillos, y por tanto más baratos, que se pueden realizar en reproducción asistida. Los costes serían aún más dispares si para esta comparación hubieramos tomado como referencia un tratamiento de Fecundación in Vitro o de Ovodonación. Siendo la diferencia tan grande, ¿por qué plantearse siquiera no acudir a la Seguridad Social?

El tiempo

La paciencia tiene que ser una de tus virtudes si decides realizar los tratamientos en la Seguridad Social. Normalmente será tu médico de cabecera quien te remita al ginecólogo, y éste a su vez quien te derive a la Unidad de Reproducción Asistida. Allí te harán las pruebas oportunas y, una vez sean valoradas por el especialista, serás incluido en la lista de espera para el tratamiento que corresponda. Es probable que este proceso ya se haya alargado más de lo que te gustaría, pero no te parecerá nada comparado con los dos años que puedes llevarte en lista de espera si el tratamiento que necesitas es una Fecundación in Vitro.

En el ámbito privado los tratamientos se inician generalmente en cuanto el paciente lo decide. Los tiempos de espera se reducen prácticamente a los tratamientos de donación de óvulos, en los que la demanda es mayor que la oferta de donantes. También es posible que un tratamiento deba retrasarse por un cierre puntual de la clínica o laboratorio, o por cuestiones médicas como, por ejemplo, la necesidad de realizar nuevas pruebas. En cualquier caso, será poco frecuente que la espera se alargue más allá de un par de meses.

El tiempo de espera para iniciar un tratamiento es seguramente el factor principal por el que no conviene descartar la medicina privada a las primeras de cambio, pues no es una cuestión que se reduzca únicamente a cuanto estés dispuesto a esperar. No es raro que el tiempo sea un factor decisivo para el éxito del tratamiento. Una mujer que entre en lista de espera con 37 años se arriesga a que, llegada la hora de realizar el tratamiento, las posibilidades de conseguir el embarazo hayan disminuido notablemente.

Tener voz y voto

En la sanidad pública todo está tan protocolizado que es habitual que el paciente se sienta más como un espectador que como parte activa en el proceso. Al optar por una clínica privada, puedes elegir el momento de los tratamientos, el centro en que realizarlos, el médico que llevará tu caso, etc. En definitiva, tendrás capacidad de decisión.

Hay mujeres que quieren intentar un ciclo natural para evitar una hormonación excesiva, parejas que necesitan intentar una última FIV antes de pasar a la donación de gametos… Las situaciones son tan diversas como las personas. A priori esto puede parecer un asunto menor, pero para nada es así. Llegará el momento en que tengas algo que decir y querrás ser escuchado.

¿Y si no se puede elegir?

La sanidad pública limita su cobertura en base a una serie de criterios que pueden ser distintos en cada comunidad autónoma. Conviene, por tanto, informarse previamente de si contamos con esa opción o no. Yo intenté hacerlo a través de mi médico de atención primaria, pero ni conocía la información ni le hacían gracia mis planes, así que acabé buscando en las páginas web oficiales.

El sistema sanitario andaluz establece una serie de requisitos para el acceso a las técnicas de Reproducción Humana Asistida. El que suele resultar más excluyente es el que se refiere a la edad de la mujer, que deberá ser inferior a 38 en el momento del tratamiento (IAC) o inferior a 40 años en el momento de indicación del tratamiento (IAD, FIV/ICSI y donación de ovocitos o preembiones).

Si estás leyendo esto justo cuando tienes que tomar una decisión, espero que el post te haya resultado útil. Y recuerda, no hay elección buena o mala. En ambos sitios se consiguen embarazos.

Uncategorized

Consejos para ser una madre low cost

En la primera entrada del blog os contaba que hice muchas cuentas cuando decidí ser madre intentando averiguar si podía permitírmelo. Tres años más tarde estoy segura de que, dejando de lado los tratamientos de reproducción asistida, mis previsiones superaban la cantidad real de dinero que he tenido que invertir.

Y es que todos hemos escuchado alguna vez la típica frase “tener un niño cuesta mucho dinero”. No diré que es falsa. Efectivamente un hijo acarrea una serie de gastos imposibles de eludir. Pero sí me parece que la cuestión económica está sobredimensionada, al menos en lo que respecta al embarazo y primer año de vida de un bebé sano.

Yo no podía contar con que los gastos más importantes fueran cubiertos por otras personas. Mi modelo familiar reducía de partida a la mitad el número de posibles regalos. Además, mi familia no es especialmente grande y la situación económica no permitía que los más allegados pudieran hacer regalos de gran envergadura. Eso me obligó a agudizar el ingenio y buscar maneras de ahorrar sin que a Daniela le faltara nada de lo que yo quisiera darle.

He de reconocer que en esto he tenido una estupenda maestra. Mi madre siempre me ha inculcado la cultura del ahorro. Y, aunque mi alma es caprichosa y consumista, he aprendido a contener esa parte de mí. Os cuento algunas técnicas que llevé a cabo para conseguirlo.

Establecer prioridades

Es importante distinguir entre los artículos que son imprescindibles para ti y los que no. En los primeros no recomiendo sacrificar la calidad por el precio, aunque eso no implica que intentemos conseguirlo al menor coste posible.

Para mí un carrito al que pudiera darle mucho uso, que fuera ligero y fácil de plegar era elemental. El que reunía las características que pedía era de gama alta, aunque ahorré casi 200€ gracias a una promoción. Pero de no haber existido esa oferta, tampoco hubiera contemplado opciones más baratas de menor calidad.

Comprar la ropa la temporada anterior

Los bebés crecen una barbaridad de un día para otro y, en consecuencia, la ropa le dura muchas veces un suspiro (sobre todo en los primeros meses de vida). Y para colmo, es ropa carísima. Incluso en tiendas donde a priori los precios son razonables, los costes son disparatados teniendo en cuenta la calidad.

A mí me sienta fatal tener que guardar un vestido completamente nuevo y que, por culpa de esos cambios tan poco progresivos e impredecibles, me ha durado 15 días. Pero sí me hubiera gastado más de 30€ en él, me volvería directamente loca. La forma que he encontrado de comprar ropa realmente bonita a precios muy asequibles es aprovechar las rebajas de la temporada anterior.

En septiembre de 2016, embarazada de 6 meses, compré ropa de verano con un tallaje de entre 6 a 12 meses. En aquellos momentos encontraba percheros enteros con prendas de calidad y diseños espectaculares desde 1,50 a 10€. Era imposible no aprovechar esas oportunidades cuando veías que el precio de la misma prenda en temporada podía incluso cuadriplicarse.

En enero de 2017, con mi hija recién nacida y la lección bien aprendida, me recorrí de nuevo las principales tiendas de ropa infantil y de nuevo encontré gangas increíbles. En esa ocasión, compré ropa de 12 a 18 meses. Al acabar este verano volví a hacer lo mismo, y ya me estoy preparando para las rebajas de invierno.

Obviamente, se corre cierto riesgo con el tema del tallaje. Pero mi experiencia es muy positiva. Daniela es una niña grande y nunca ha quedado ropa por usar. Al principio de la temporada, usaba las prendas más pequeñas y, a medida que crecía, iba estrenando el resto.

Artículos de segunda mano

Nunca he sido una entusiasta de los artículos de segunda mano. Siempre he preferido pagar un poco más y disfrutar del producto completamente nuevo. Sin embargo, en ciertos artículos de puericultura la diferencia de precio es grande y el estado del artículo prácticamente igual. E incluso en algunas ocasiones pueden encontrarse productos nuevos que por alguna razón no han sido usados ni devueltos. En esos casos no hay que pensárselo. Cualquier oportunidad de ahorrar debe aprovecharse.

Entre otras cosas, yo compré el sacaleches eléctrico Swing de Medela y la hamaca Crece conmigo de Fisher Price a través de aplicaciones de compra-venta. El sacaleches estaba completamente nuevo y lo adquirí con un ahorro de más del 50% del precio habitual. La hamaca había tenido poco uso y, a simple vista, podría haber pasado por un artículo nuevo de lo cuidada que estaba. Pagué por ella 15€.

En ambos casos, creo que hice una buena compra. El sacaleches lo compré durante el embarazo por si lo necesitaba para estimular la producción en el hospital. Lo usé 13 días por lo que habría lamentado hacer una inversión mayor. La hamaca, por contra, ha tenido mucho más uso del que esperaba y es el producto al que más rendimiento le he sacado a cambio de un precio tan reducido.

Comparar precios

No compres un artículo en el primer sitio donde lo veas. En todo lo relacionado con la puericultura suele haber una variación de precios brutal. Por eso es bueno comparar el coste del producto en distintas tiendas.

Búsqueda de ofertas por internet

La comparativa de precios no sólo debe limitarse al comercio físico. En internet hay multitud de establecimientos que ofrecen precios realmente competitivos. En el embarazo descubrí los múltiples usos de las muselinas y decidí que quería un par de ellas de tamaño grande de la marca Aden + Anais. Tras navegar un rato por internet, mi madre encontró una tienda online con grandes ofertas. Ahorré más de 10€ en la compra.

Y vosotros, ¿creéis que tener hijos es tan caro como se dice? ¿Se os ocurren más consejos para ahorrar?