Personal

NO TENGO UN SÚPER PODER

Hace una semana estaba de miniviaje en Madrid. Esa ciudad siempre me carga las pilas, aunque el momento de dejarla me provoque un bajón total, así que volví a mi ciudad con la ilusión por las nubes. En la maleta traía cinco cuadernos con frases inspiradoras que había comprado para llenar con las ideas que me sobraban. Me prometí que no me daría pena usarlos.

El domingo me lo tomé de descanso, pero para el lunes tenía muchos planes. Sin embargo, la cosa empezó a torcerse ya durante la madrugada. Me despertó un dolor de garganta nada sutil. Durante esa mañana, mantuve la esperanza de que todo se quedara en una simple inflamación por haber forzado la voz. Pero esa misma tarde, tuve que dejar mi ordenador a un lado a causa de los tiritones que la fiebre me estaba provocando. Estaba oficialmente enferma.

He pasado tres días muy malos. No quería ni que me miraran. Tampoco me apetecía comer. Los que me conocéis ya os podéis imaginar lo malita que estaba… Sólo saqué algo de ánimo para celebrar el sorteo del lote de papillas NESTUM. Si aún no sabéis quien ha sido el ganador, podéis ver el video con el resultado en mi Instagram.

¿Sabéis eso que dicen de que las madres tenemos un súper poder y podemos con todo? Es mentira. Nunca me había costado tanto preparar un biberón y, mientras recorría con Daniela los escasos 10 metros que hay entre mi salón y su habitación, temí por nuestra integridad porque hacíamos más eses que tras una noche de fiesta. Por suerte, cuento con la ayuda de mi madre. No sé cómo me hubiera ocupado sola de un bebé en ese estado. ¡Gracias mamá!

Y justo cuando empezaba a vislumbrar el camino de la recuperación, Daniela comenzó a toser. Así que esta mañana tocó visita al pediatra. Y así estamos. En mi casa los antibióticos van y vienen. Aún sigo con las neuronas algo dormidas, aunque el estómago ya está bien despierto (anoche celebré mi mejoría con pollo asado y hoy lo haré con pizza). Pero ya estoy trabajando en recuperar el ritmo.

Y es que hay muchas cosas de las que quiero hablar. Sólo necesito un poco de tiempo y que la salud acompañe. Así que si este fin de semana las dos condiciones se cumplen, el lunes retomaré el contenido habitual del blog.

¡Buen fin de semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *